Skip to content

XAVI NARRO – RODAMON – 143 DIES – 12.829 Km

19 diciembre, 2012

 

Cara de satisfacci+¦n y de fr+¡o tras llegar al paso

 

Kunming, Yunnan, China; 18 de diciembre de 2012

 

 ¡Cambios, cambios, cambios! Por fin, después de varias semanas de pedalear sobre hielo y desierto, el panorama se ha transformado completamente. La roca y la nieve han dejado paso a mil especies de plantas y animales; además, me he despedido de los hermanos Marshall y vuelvo a rodar en solitario; y, por más que me pese, debo admitir que he hecho trampas por primera vez.

Bueno, empecemos por lo primero. Como sabéis, Chris, Stu y yo tuvimos que esperar cinco días en Lanzhou para que las autoridades nos renovaran el visado chino. Pues bien, con el trámite resuelto, nos dirigimos hacia el sur esperando encontrar un clima tropical de inmediato. Sin embargo, el sur de Gansu nos recibió con altísimas sierras donde alcanzamos nuestro récord de altitud sobre el nivel del mar (2.951 metros) y también de frío.

Pero poco a poco los desniveles y las temperaturas se fueron suavizando. También de forma gradual la vegetación empezó a cubrir las montañas y los valles se llenaron de agua y vida. Presenciamos cómo los habitantes de esta zona ya se atrevían a salir de sus casas para lavar la ropa, desgranar las mazorcas de maíz o simplemente jugar a cartas y peculiares juegos de mesa con los vecinos.

Mar de Bamb+¦ en Sichu+ín

La entrada en la provincia de Sichuán vino acompañada del cambio definitivo: en las orillas del pantano del río Bailong, una selva húmeda lo invadía todo y por primera vez en meses nos sentimos a gusto bajo el sol. Por desgracia, diversos incidentes (el atropello sufrido por Stu el día que nos marchamos de Almaty, los problemas con los radios de Chris, los cinco días de espera por los nuevos visados…) me alejaban del objetivo de llegar a Hanoi el día 23 de diciembre, fecha en que llegará Cris, mi novia, para que pasemos unos días juntos de vacaciones.

 Así pues, les expliqué a los Marshall que no tenían por qué acelerar el ritmo por mí y que se lo podían tomar con más calma si yo me escapaba del pelotón. De todas formes, hicimos juntos unas cuantas etapas de récord (durante tres jornadas seguidas pedaleé más de 160 km) antes de despedirnos definitivamente.

 La se+¦al lo dice claro

El segundo día de rodar en solitario llegué al río Yangtsé y no pude encontrar la manera de cruzarlo para entrar en la provincia de Yunnan. Por lo que pude entender, el puente estaba cerrado y debía retroceder 100 km hasta Qianwei y desde ahí hacer una vuelta de 350 km más para alcanzar la carretera G213 en la otra riba. Esto significaba que tal vez no llegaría a Vietnam hasta el 2013 y me quedaría sin novia. Afortunadamente, un chico se ofreció para llevarme a Kunming en su furgoneta por un precio abusivo; pero le pedí que simplemente me dejara en la primera ciudad una vez alcanzáramos la G213 de nuevo y así hice la primera trampa, y espero que la última, de este viaje. Soy muy estricto cuando se trata de respetar mis propios principios, pero sinceramente creo que esta ocasión superaba mis límites.

 Desde entonces he estado subiendo y bajando por las montañas de Yunnan (más subiendo que bajando, parece). Estoy muy cerca del trópico, los días se alargan y el sol quema (literalmente, preguntadle a mi nariz). Igual que en el resto de China, la gente se queda con la boca abierta cuando me ve. Y, ahora que estoy solo, encuentran más justificado mirarme fijamente mientras sorbo los fideos y hasta se acercan para tomarse fotos conmigo o preguntarme “How are you?”. Incluso una vez me dijeron “How are you from?”, a lo que no supe qué responder.

Cumbres borrascosas

Ahora, en cuanto reciba mi visado vietnamita y me marche de Kunming, la capital de Yunnan, me quedarán solo cuatro días en China antes de entrar en Vietnam. Habrán sido casi dos meses de pedalear por este país, tanto que el día que cruzamos la frontera desde Kazajistán parece pertenecer a una vida anterior. Ya os contaré lo que me encontraré en esta nueva etapa tropical, ¡seguimos rodando, fins aviat!

 Xavi Narro ha trabajado como guionista en Barcelona TV, Mediapro y, hasta junio, en el programa “APM?” de TV3.

Pedaleará unos 40.000 km por cinco continentes durante 15 meses.

De momento ha recorrido la distancia entre Barcelona y Kunming, 12.829 km, en 143 días.

También podéis seguir su viaje en:

www.rodamon.tv

http://www.facebook.com/rodamon.tv

@Rodamontv

 

From → Bike, Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: