Skip to content

Nociones básicas de las caídas (Parte I) por Guille Cuadrado

24 octubre, 2016

La pregunta “¿este seguro me aguantará?” es una constante en la escalada de autoprotección, y es que sabemos lo que aguanta el material en kilonewtons (kN) y los diferentes factores que hay que tener en cuenta en una caída, pero ¿sabemos llevar todo esto a la práctica?

El presente artículo, dividido en tres partes, muestra una serie de conceptos y de valores para saber cuánto aguanta un seguro en función del factor de caída, el diámetro de la cuerda y el peso del escalador. Estos valores son el resultado de aplicar una serie de ecuaciones, más o menos complejas, que no podemos calcular in situ pero que sí podemos llevar estudiados.

1506365_10153735769420790_2090764252_o

Factor de caída (F)

Es la relación entre la longitud de caída (vertical) y la longitud de cuerda desplegada antes de que sufra alargamiento por efecto de la caída. Sirve para cuantificar la gravedad de una caída y su valor teórico está entre 0 (poco grave) y 2 (muy grave). Por ejemplo, si el último seguro lo tienes a 2 m (en vertical), caerás 4 m (sin contar exceso de cuerda). Pero no es lo mismo si la cantidad de cuerda hasta el asegurador es de 10 m (F= 4/10 = 0.4) o de 2 m (F = 4/2 =2) y caigas directamente sobre la reunión.

Realmente es un concepto poco fiable y muy simple, porque, por citar algunos ejemplos, no contempla el límite elástico ni el límite plástico de la cuerda; el rozamiento que sufre con la roca, los anclajes y el aparato asegurador; y tampoco contempla el desplazamiento del asegurador ni la disipación de energía que se produce en los cuerpos del asegurador y el escalador. En conclusión, este concepto sólo tiene en cuenta la longitud de la caída en vertical y la longitud de la cuerda hasta el asegurador sin que ningún obstáculo impida su alargamiento en el momento de frenar la caída.

Por ejemplo, todos nos hemos encontrado alguna vez en una situación en la que apenas podíamos avanzar debido al rozamiento de la cuerda. En caso de caída para esta situación, habría que tener en cuenta que la longitud de cuerda eficaz sería la que tenemos desde el último seguro y poco más, ya que el rozamiento de la cuerda reduce su longitud efectiva para poder alargarse en el momento de frenar la caída. Por tanto, podríamos estar ante un valor de factor de caída próximo a 2, por muy lejos que estemos del asegurador.

foto-1

Fuerza de choque real o impacto que recibe el escalador

Es el impacto que recibe el escalador en el momento final de una caída; la fuerza que siente en él cuando es frenado. Aquí, a diferencia de la fuerza de choque real, intervienen parámetros importantes en la absorción de energía: alargamiento de la cuerda, desplazamiento del asegurador, cuerpo del asegurador, deformación de los materiales, etc.   Según ensayos militares realizados sobre paracaidistas, la fuerza de choque máxima que puede absorber una persona de 80 kg es de 12 kN, y este es el límite que ponen los fabricantes para fabricar los materiales de seguridad, aunque nunca debería ser mayor a 8 kN. Cuanto más alto es el valor, se requieren propiedades más dinámicas sobre el sistema de frenada de la caída.

 Carga de rotura de los materiales

Es la carga máxima a la rotura resistida por un material cuando está sometido a un esfuerzo de tracción . Ejemplo de algunos de los materiales más utilizados:

foto-2

Efecto Polea

El efecto polea es el responsable de la fuerza que actúa sobre el último seguro en el momento de una caída. Normalmente, la fuerza sobre el anclaje es mayor que la fuerza de impacto. Es el objeto de este artículo, el dato que más nos interesa y del que menos conocemos. Como he dicho al principio, sabemos la carga aproximada de rotura de un anclaje, pero no sabemos los kN que están actuando sobre él en una caída. Es la suma de dos fuerzas sobre el anclaje: la fuerza de choque que recibe el escalador y otra fuerza opuesta a ésta y que es la fuerza ejercida por el asegurador o la reunión al parar la caída (por muy dinámica que sea la caída, siempre hay una fase de freno).

Cada caída es un caso especial, pero siempre y cuando sea dinámica, como promedio o número aproximado según ensayos reales, la fuerza que recibe el anclaje es 1.6 veces la fuerza de choque teórica que recibe el escalador. Fácilmente, según todo lo expuesto, podemos deducir que la intensidad del efecto polea está directamente relacionada con el peso del escalador, la forma en que cae, la acción del asegurador, el dinamismo del aparto asegurador y el rango elástico de la cuerda como principales factores.

23082016-0b1a2496

Guille Cuadrado – guía de Alta Montaña

From → Articulos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: