Skip to content

Yosesigo by Naila Jornet

24 mayo, 2017

12003156_10206635106372364_1392214438486313475_n

Untitled drawing

“Es como estar en el cine, esto” oigo que dice Jon. Está unos metros más arriba, estirado en una clariana de acónito común. Las manos escondidas en los bolsillos del plumas, la nariz y las orejas debajo la capucha. Fiona y yo también estamos enterradas debajo un montón de plumas que nos protegen del frío. Oigo a Fuas que resopla y le pide atención a Fiona; instintivamente todos empezamos a animarlo: “va Faust, que ja queda poc”, “venga titán”, “ànims”.

11951978_10206635094692072_4199707021622838742_n

11959963_10206635102332263_1083606554566358795_n

Faust està acabando la vía, le quedan unos pocos pasos escondidos debajo un desplome. Se lo mira, alarga una mano y recula. Vuelve a mirar i saca el cepillo que siempre lleva en el arnés. Con una mano en el último canto “bueno” limpia la minúscula fisura a la que tiene que ir a agarrarse. Vuelve atrás y respira fuerte un par de veces. Fiona y Jon vuelven a animarlo. Toca la fisura con la mano izquierda, apenas le entran las falanges distales de los dedos, pero a él le parece suficiente. Mueve el pie izquierdo, abriéndolo a una presa invisible para mis ojos, aguanta la respiración. Con los brazos completamente abiertos cruza los pies, parece que baile encima de la roca. Un último movimiento rápido y encadena la vía, concluyendo el espectáculo de fisuras en el que hemos vivido los últimos tres días.

11960235_10206635247055881_6904297370105138202_n

Cadaresse está situado al norte de Itàlia, en la frontera con Suiza a la altura del Simpon Pass. Desde principios de verano buscábamos fechas para ir; Simón Elías nos había dicho que si buscábamos fisuras ese era el lugar. Pasaban los días y nunca encontrábamos el momento para ir, hasta que a finales de septiembre junto con Marcel, Faust, Jon i Fiona decidimos aprovechar tres días de buen tiempo para conducir las tres horas y media que separan Chamonix de ese valle italiano.

11988511_10206635100732223_5630575019342186857_n

Llegamos por la noche después de dar alguna que otra vuelta en busca del sitio perfecto para aparcar las furgonetas. Por la mañana vi que no éramos los únicos y que había cinco o seis coches más con gente durmiendo. El sol aún no había salido así que volví a esconder la nariz en la manta y a esperar que el sol calentara la escarcha de la noche.

11988511_10206635107332388_1642847698298239360_n

El frío nos acompañó durante el desayuno y no nos dejó hasta que empezamos a andar dirección a las paredes. El camino sube unos cinco minutos por dentro de un bosque de abetos y hayas. Por todas bandas había rocas con fisuras, motivo que hizo que los cinco minutos de aproximación que decían las reseñas se convirtieran en quince. Sin saber muy bien por dónde empezar nos decidimos por el sector “Crack Party” que como se puede deducir por su nombre era una fiesta de fisuras.

11999020_10206635105612345_5640578218703536918_n

Escalamos hasta que los brazos nos dijeron basta. Ya volviendo para el coche nos encontramos unos suizos que nos recomendaron ir a otra zona de escalada, un poco más alejada: Yosesigo. Les hicimos caso después de teclear en google “Yosesigo” y ver unas fisuras que daban miedo. La aproximación es lo que tiraba más para atrás pero se nos hizo bastante amena pues a los dos minutos nos encontramos con una gente buscando setas y Fiona empezó a identificarnos todas las setas que íbamos encontrando, y así, la hora y media de aproximación se nos pasó volando.  Una vez llegamos allí no sabíamos por donde empezar.

12003874_10206635105932353_2527671622345216775_n

Yosesigo es una pared con fisuras para todos los gustos y para todos los tamaños de mano. Situada enmedio del bosque la pared sólo tiene sol por la mañana. Allí nos encontramos con los chicos que habían abierto la mayoría de las vías así que nos aconsejaron las vías más bonitas y el sitio al que ir a cenar: la cooperativa de Croveo, dónde al segundo dia de ir ya nos trataban como clientes habituales. Nos gustó tanto el sitio que aprovechamos el último día para repetir sector y cena. Volviendo para Chamonix teníamos una cosa clara: Tenemos que volver!

12003405_10206635102652271_5020625395789511319_n

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: